Artes de Caballería

Karate Evolutivo (I)

gichin funakoshi - Artes de CaballeríaSoy muy consciente de que estas consideraciones pueden suscitar iras, pero la realidad es la realidad, tanto para Agamenón como para su porquero, y la realidad es que el shotokan es el estilo de karate más evolucionado técnica y conceptualmente, no sólo en sus aspectos básicos o kihon, sino también en cuanto al kumite, que ha evolucionado a partir de la JKA hasta llegar a constituirse en concepto prototípico de lo que hoy conocemos como competición de karate en general (WKF).

Esa faceta de sete-kumite (kumite unificado), kumite evolucionado, esencia de la filosofía shotokan, es más conocida para los no practicantes de karate que la de kata precisamente porque ha evolucionado con criterio deportivo, y como tal, se ha convertido en un espectáculo deportivo. Lo que tampoco es decir demasiado –o sí– puesto que el grueso del resto de estilos no ha evolucionado apenas nada. A lo sumo uno –el shito ryu– ha experimentado un tan notable como loable pulido de su técnica –evolución al fin y al cabo– que ya quisieran los shotokan post Nakayama que se han dedicado a estropear la evolución alcanzada abocándolo a la involución actual, pero en el caso del shito sin variar sus bases con criterios deportivos; simplemente han hecho más correcto lo que ya hacían, sin salirse de sus cánones conceptuales y técnicos ancestrales.

El caso del shotokan actual, como decía, es tan grave o más que el del resto de estilos. En el shotokan se parte de una evolución conceptual: concebir el karate como método gimnástico. Ello obliga a variar la técnica y a estandarizarla, pero en lugar de buscar la perfección en cada gesto, la corrección que ha alcanzado el shitoryu, se dedican a tratar de erigir los personalistas subestilos en referente universal a base de regalar cinturones negros, danes y títulos. Cantidad por calidad. Desde hace tiempo cualquier patoso es cinturón negro ypico dan y sensei universal de cualquier estilo. Divididos perdemos todos.

Grosso modo, las causas de la evolución del shotokan tienen su origen, al parecer, en Gigo Funakoshi, hijo de Gichin, que modificó las posturas de su padre (en las fotos de la izquierda) hacia otras más exigentes físicamente (foto de la derecha), más deportivas, introduciendo también nuevas técnicas de pierna como el mawashi y el yoko geri, mientras que, en opinión de algunos japoneses, el empujón final lo proporcionaron las universidades de la capital, Tokyo, más elitistas intelectualmente que las provincianas, donde destacó el papel sistematizador, deportivizador, de la JKA del lingüista –nada baladí que lo fuera– Nakayama y el club de karate de la universidad de Takushoku.

 

gigo funakoshi - Artes de CaballeríaLos principios del karate del futuro no pueden ser sino coherentes con ese espíritu intelectualmente elitista, universitario y deportivizador iniciado por Funakoshi padre y continuado por su hijo Gigo y Nakayama, que se negaron al acrítico seguimiento de los dogmas de Gichin como él lo fue de sus fuentes okinawenses. Ni Gichin, ni Gigo ni Nakayama se conformaron con lo que aprendieron, y de su afán evolutivo nació lo que conocemos como karate moderno. Esos principios deben ser los que rijan el futuro del karate, mientras que las versiones refractarias a evolucionar tenderán a desaparecer por falta de adaptación. Sólo es cuestión de tiempo.

¿Y cuáles son las caudas de esas reticencias con respecto a la evolución en kihon y kata? La resistencia a la evolución puede deberse a múltiples factores aislados o unidos que pueden presentarse en estilos y personas y con mayor o menor grado de intensidad, como estos:

  • Incapacidad de desarrollar pensamientos creativos, que obligan a quien las padece a seguir ciegamente tradiciones, muy típico de la sociedad japonesa tradicional. Son como el tonto que mira el dedo que señala la luna: se quedan con la superficie en lugar de ir al fondo.
  • Ausencia de sentido crítico. Son meros seguidores, proclives a conductas sectarias, incapaces de cuestionarse nada que provenga de sus superiores, a los que otorgan un valor espiritual de mayor entidad que el resto de los instructores y profesores. No entienden lo que hacen ni por qué lo hacen, sólo llegan hasta donde lo hacen los dogmas recibidos, Algunos incluso se dedican a investigar cuestiones relativas al karate en general o a su estilo en particular desde puntos de vista secundarios (sociológicos, históricos, etc.); lamentablemente desde su perspectiva recesiva y normalmente virulentamente sectarios, todos sus estudios son perfectamente inútiles, meros ejercicios de intelectualismo estéril para la evolución del karate, algo que se manifiesta en el evidente retroceso del karate en el mundo civilizado.
  • Incapacidad física. Puede ser debida a la ausencia de flexibilidad, de fuerza, resistencia, velocidad, coordinación, agilidad, o ambas, para ejecutar posturas más bajas sin que el aumento de exigencia suponga una merma en las prestaciones de las posiciones. En algunos casos la inhabilidad física se debe a la edad, pero en la mayoría es atribuible a los esquemas motrices recesivos que han automatizado a lo largo de sus años de erróneo entrenamiento.
  • La edad. Con el paso de los años, la pertenencia al grupo se consolida, reforzándose los lazos gregarios afectivos y la confianza. La posibilidad de disidencia se reduce porque uno ha pasado a formar parte de la estructura, de la jerarquía, o simplemente del grupo de cañas post-entrenamiento. Sólo la crisis de alumnos y el consiguiente cierre de gimnasios puede impulsarles a cambiar de estilo, aunque lo más probable es que se decanten por otro arte marcial en lugar de traicionar su tradición.
  • Factores hedonistas. El predominio de la parte dedicada al divertido kumite con respecto al más analítico trabajo de kihon y kata, como en el caso del shitoryu –como decía, curiosamente adoptado del shotokan sin reticencia ninguna– hace que un arte tan difícil como el karate se convierta en un divertimento muy relacionado con aspectos primarios de la personalidad –reptilianos– y por lo tanto con la juventud. Una vez pasadas las fogosas etapas de la vida joven, ya más limitados o precavidos, ahondarán en sus raíces a falta de estímulo mejor, y se sentirán más orgullosos de su grupo, creyendo que comprenden el karate, cuando en realidad lo que conocen es su estilo… Y de memoria, cabría añadir.
  • La ausencia de una reglamentación justa en competición. En lugar de estar enfocados a la mejora como en el resto de deportes, cada estilo va por su lado, produciendo un estancamiento del karate en su conjunto.

Estos son algunos de los factores, seguramente existirá alguno más, que limitan la evolución del karate, de todos los estilos, incluyendo el shotokan, que después del estallido de la burbuja JKA, ha paralizado su evolución dividida en personalismos infantiles por ausencia de un criterio científico ajeno a sus endiosados y técnicamente mediocres líderes.

El grueso de estilos que basan su técnica en supuestas tradiciones –como la ridícula pretensión de que derivan de la lucha en barcas– nunca evolucionaron significativamente. Al contrario, permanecen anclados en intelectualmente poco elaboradas justificaciones de ideas de hace siglos, normalmente relacionadas con la eficacia del karate, curiosamente escasa con respecto a otros deportes de combate y artes marciales. Paradójicamente, en lugar de manifestar avidez por el progreso de su técnica, un progreso que beneficiaría a toda la familia del karate, se muestran indignados porque la evolución que se propone pasa por los mismos hitos que el shotokan ha vivido, como si Funakoshi fuera un traidor a la causa, o como si nunca hubiera existido como referente universalizador, una referencia científica, deportiva, que se constituyera en estandar consensuado con criterio científico a partir del cual evolucionar todos, como sí ha ocurrido –insisto– en el caso del kumite, sin ningún problema.

¿Dónde está el problema entonces? En los personalismos, en los estilos, en los subestilos, verdadero cáncer del karate evolutivo.

-Long-

Anuncios

3 respuestas a Artes de Caballería

  1. Nel Muñoz dijo:

    Estoy completamente de acuerdo en la evolución que está sufriendo el karate, pero ¿de qué manera está evolucionando? El caso de shotokan es el más evidente, pero no veo una evolución positiva, como bien pones las posturas bajas son una característica del shotokan y claro que esta bien potenciar el fisico de la persona, pero ¿está correcto hacerlo toda la vida y de la maera en que lo realiza el shotokan?, quizás un joven de 20 años pueda mantener unas posturas bajas y realizar ciertos movimientos característicos del estilo, que a una persona con edad más avanzada puedan causarle lesiones; esto es innegable. Y sino ¿porque algunas grandes figuras del shotokan como Shirai están operados, mientras que maestros de otros estilos como Higaonna están perfectamente? No critico la manera de trabajar del shotokan, sino que la manera en la que se trabaja en este estilo es incompatible con el paso de los años en la persona.
    El karate DEBE evolucionar, pero en mi opinión debería de buscar la perfección técnica, táctica… y claro está que NO DEBE dañar la salud; con los estudios y avances actuales no me parece que se este evolucionando en el camino correcto.

    • El Cuervo dijo:

      Opiniones y puntos de vista los hay para todos los gustos, razas, colores… En mi opinión no se trata de estar de acuerdo o no puesto que la argumentación me parece débil, son muchos los maestros de artes marciales, de todas las escuelas, estilos y subestilos operados de una cosa u otra, con lesiones y malformaciones derivadas de un mal entrenamiento.
      El objetivo de Budo Synusia es aportar “en positivo”. Por tanto la pregunta a responder sería ¿Cómo y hacia dónde debe evolucionar el Karate?

      Parece que somos muchos quienes pensamos que la evolución que estamos viviendo no es la correcta: desde malas prácticas, perversión de la técnica, espectáculos cirquenses… hasta teorías sectarias.
      En principio, el Shotokan fué ideado como una evolución, introducido en el sistema escolar japonés como una actividad para mantenerse en forma y la elasticidad en la musculatura, Kanazawa, el primero que se me viene a la mente, sigue manteniendo posturas bajas, Hentona (Goju-Ryu) a sus 60 años mantiene una elasticidad que para sí quisieran muchos de 20 años.
      Por tanto y respondiendo a mi propia pregunta, el Karate debe evolucionar en ambos sentidos: aplicando las modernas técnicas y ciencias del Deporte para lograr mejorar tanto la condición física como la pureza técnica en el sentido original: máximo rendimiento al mínimo esfuerzo

    • Long dijo:

      Es una generalización arriesgada, Nel, y desde luego, infundada. La gente que más bajo trabaja, que yo conozca, es la gente del Shotokai de Egami y del antiguo Shotokai de Kachi, y no conozco a ninguno -y conozco a muchos- lesionado en las rodillas a causa de las posturas bajas. Yo mismo he entrenado durante muchos años ininterrumpidamente, incluso con una tendinopatía crónica en el ligamento rotuliano causada por otras razones, y mis rodillas nunca se han quejado. Sin embargo me destrocé una clavícula haciendo fondos en paralelas ¿los fondos en paralelas provocan destrozos en la clavícula? No.

      Hiruma (Shotokai), por ejemplo, está destrozado de las caderas, tanto que ya no puede practicar, efectivamente porque este estilo es peligroso, como explicaré en una próxima entrada en el bló. Ishimi casi muere de cáncer, Oyama murió efectivamente de cáncer, y supongo que nadie insinuará que el shitoryu o el kyokushinkai provocan cánceres.

      Sí, ya he leído alguna otra vez esa argumentación, pero es una mera falacia sin fundamento alguno, una leyenda urbana, un mito más falso que un euro de madera. Estén atentos a sus pantallas, que creo que la señorita inspiración me ha pillado con el ordenador encendido 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s